TEMA5: LA DIVERSIDAD LINGÜÍSTICA

LAS LENGUAS DEL MUNDO


Las lenguas de las sociedades humanas difieren entre sí no sólo por los análisis lingüísticos sino también por las propias sociedades que las hablan. La lengua puede llegar a ser una de las señas de identidad de las sociedades.

La diversidad lingüística viene demostrada por el número de lenguas vivas (entre 4.000 y 6.000) que se consideran existen en el mundo aunque este dato es muy difícil de establecer debido a dificultades metodológicas y al concepto de inteligibilidad mutua (dos lenguas se tipifican como lenguas distintas cuando sus hablantes no llegan a entenderse mutuamente). Hay cierta confusión cuando se hace referencia a los términos lengua y dialecto, implicando que la inteligibilidad no es cuestión de todo o nada, sino de grado. La inteligibilidad mutua puede conllevar resultados contradictorios, como es el caso de las cadenas dialectales, en las que la transición entre los segmentos próximos no impide la inteligibilidad, sin embargo, la distancia entre los extremos es tanta que la inteligibilidad se pierde por lo que tendrían que ser reconocidos como lenguas distintas. También la inteligibilidad se modifica con la familiarización. En la inteligibilidad intervienen factores sociales y psicológicos pues frecuentemente es la intención lo que determina que sus respectivos hablantes se entiendan mutuamente. Las lenguas no son unidades de límites precisos y diferenciados lo que nos plantea la duda de cuándo surge una lengua o cuándo un dialecto se convierte en lengua. Los términos lengua y dialecto presentan connotaciones ideológicas que implican que se les dé distinta relevancia. A las lenguas se les atribuye mayor rango, prestigio social, atención político-administrativa, mayor cultivo y dedicación e interés académico y está más institucionalizada que los dialectos (reciben menos atención, son peyorizados y más invisibles)

Otro problema es establecer el número de hablantes. El nº de hablantes se basa en cifras oficiales que no siempre están basados en muestreos de población representativos, en los cuestionarios pueden estar sub-representadas las lenguas minoritarias y estas cifras pueden variar como consecuencias de catástrofes, guerras, migraciones masivas, etc. Estas cifras revelan desigualdades entre las lenguas. La mayor cantidad de hablantes de unas cuantas lenguas contradice la percepción de diversidad. Esto ha sido debido a distintos procesos que no participan igual en todas como el dominio político y económico, los imperios coloniales, la implementación tecnológica, la institucionalización educativa, la evolución demográfica, las direcciones de desplazamiento de las poblaciones. Pero la verdadera dimensión de la diversidad lingüística están tanto en los contrastes entre las ciento cincuenta lenguas más habladas del mundo como en las miles de lenguas con un nº de hablantes lo suficientemente amplio como para esperar su continuidad durante largo tiempo. Es importante tener en cuenta que un número menor de hablantes no necesariamente significa amenaza de desaparición. Esta amenaza depende no tanto del nº de hablantes como de la presión exterior desde la sociedad con lengua mayoritaria.

Existe otro importante grupo de lenguas que están amenazadas o en peligro, que son un ejemplo más de la diversidad lingüística y que son las habladas por nº reducido de personas pertenecientes a grupos étnicos o sociales involucrados en procesos de cambio cultural (y lingüístico) y como consecuencia de esto se presume su pronta desaparición. Se ha agudizado la conciencia de la desaparición de muchas lenguas. Incluso la UNESCO ha hecho un libro rojo donde recoge las lenguas en peligro (en Europa 94). Algunos investigadores estiman que en las próximas décadas desaparecerán 1000 lenguas y que en el futuro habrá sólo unas 500 lenguas habladas.

El hecho de que desaparezcan lenguas es un fenómeno histórico debido a causas como genocidio, catástrofes o cambios lingüísticos. En estos tiempos modernos afloran otras causas como el genocidio, la destrucción social o económica del hábitat tradicional de las poblaciones, el cambio cultural forzado, el desplazamiento a otras áreas, la adopción de pautas de consumo de la sociedad de mercado, la asimilación educativa, la inhibición obligada del uso de la lengua en ámbitos públicos y oficiales y la incorporación a la vida cotidiana de los medios d comunicación de masas u de sus productos elaborados en las lenguas mayoritarias que controlan tales medios. Este proceso afecta principalmente a las generaciones jóvenes de los grupos étnicos. Este modelo es distinto de la sustitución lingüística por contacto en sociedades preindustriales, que tras una larga etapa de bilingüismo podría o no acabar en monolingüismo con abandono de alguna de las lenguas.

A pesar de tener pocos hablantes hay lenguas que no temen su desaparición ya sea por tener funciones religiosas (Toda de la India) o por adoptar el esquema de lengua sagrada para tratar de invertir el proceso.

LENGUAS Y TERRITORIO
Un segundo código de descripción de la diversidad es el geográfico ya que las lenguas están distribuidas en el espacio en algunos casos en territorios delimitados, en otros extendidos por distintas partes del mundo, a veces coinciden con territorios de definición política otras lenguas se hallan contenidas en fronteras estatales pero presumiblemente sus hablantes forman grupos diferenciados con fronteras territoriales y sociales respecto al resto de la población. Si bien los datos oficiales se ofrecen tomando como unidades geográficas los estados, el modelo a seguir debería ser el de la isla, la distribución en el espacio de las lenguas serían como un conjunto de islas y se vería una mayor percepción de la diversidad. Pero esto no es así ya que las poblaciones humanas han estado en continuo movimiento. El modelo de distribución por islas puede ser engañoso pero es que es impensable la existencia de una lengua sin un territorio propio (Junyent). Esto se explica por la gran influencia que han tenido las características geográficas sobre el desarrollo y extensión de las lenguas. Las grandes lenguas se han desarrollado donde las comunicaciones son más fáciles mientras que en las zonas de acceso dificultoso, en lugares accidentados se ha producido una multiplicación de las lenguas. No obstante, no parece ser suficiente para explicar la diversidad de las lenguas el hecho geográfico, hay que tener presente otras dos cuestiones diferentes pero implicadas, la génesis de la diversidad (tratamiento mitológico en la Biblia) y otra su mantenimiento, intensificación o reducción.

En las lecturas acerca de Babel que hay en el libro se parte de la base que en un principio todo el mundo tenía el mismo lenguaje y las mismas palabras. Surgió la iniciativa de construir una torre para llegar al cielo como consecuencia de la franca rebelión contra la divinidad y como consecuencia de ello Dios los castigó, confundiendo su lenguaje y dispersándolos.

Al postular un origen común del lenguaje, hay que explicar la diferenciación De ahí el mito de la Torre de Babel que es un mito de la multiplicación de las lenguas. Probablemente indique también alguna relación entre la dispersión de los pueblos y la diversidad de las lenguas

Siguiendo el procedimiento seguido por Nichols para sugerir un tiempo al origen del lenguaje (explicado en el tema 4) la autora situó sobre el mapa las 220 lenguas troncales con el fin de representar lo que llama una densidad de agrupaciones de lenguas. El resultado es un mapa de la diversidad genética de las lenguas como se supone que sería en tiempos precoloniales, mostrando las lenguas indígenas en América, Pacífico y Siberia. Se aprecia en él que la diversidad está desigualmente distribuidas y la autora manifiesta que no hay factores propiamente lingüísticos que expliquen la densidad de agrupaciones troncales. Refiere que los factores relacionados con la densidad alta son: latitud tropical, vegetación de sabana, clima suave y no árido, tamaño de población reducido, estructura social simple.

Los relacionados con la dispersión rala son latitud alta, bosque continuo, praderas o desiertos, clima estacional o árido, densidad de población y estructura social compleja. Donde la densidad de agrupaciones es baja esto es consecuencia de la difusión de una o de unas pocas lenguas o familias de lenguas.

En la diversidad desde una perspectiva evolucionista se distinguen tres etapas, asumiendo que la población humana se expandió a partir de Africa hace más de 1200.000 años:

1ª) : numerosas sociedades pequeñas, autónomas y afincadas en ambientes tropicales, con una considerable diversidad lingüística inicial . Sería una etapa de formación e incremento de la diversidad

2º) La gran expansión, colonizando Europa, Asia interior, Nueva Guinea y Australia y después América (entre 60.000 y 30.000 años). Se ha incrementado la diversidad lingüística pero también debe haberse producido la extinción de muchas familias lingüísticas

3º) A partir del final de la última glaciación. Caracterizada por la emergencia y desarrollo de las sociedades complejas y de economías a gran escala que provocaron la difusión de lenguas con prestigio económico y político y provocaron la reducción de la diversidad lingüística.

[[image:file:C:%5CDOCUME%7E1%5Cecegaa%5CLOCALS%7E1%5CTemp%5Cmsohtml1%5C01%5Cclip_image002.jpg width="529" height="732"]]

He scaneado la figura 5.9 por si os interesa consultarla

Podría ser útil distinguir dos tipos de zonas a efectos de visualizar la diversidad lingüística a nivel mundial, las zonas residuales y las de difusión, basadas en los criterios de diversidad relativa, configuración de centro y periferia y grado de estabilidad interna y tomadas ambas como dos polos opuestos, Cáucaso para el primer tipo y las estepas eurasiáticas para el segundo (Ver tabla anterior).

Por último decir que las situaciones de diversidad lingüística requieren explicaciones específicas y difícilmente es posible formular una explicación general convincente.

CUESTIONES DE GENEALOGÍA

El tercer criterio de la descripción de la diversidad es genético. En las tablas que clasifican las lenguas según afinidades por atribución a un origen común (genealógicas) existe una clave diacrónica que permite reconstrucciones históricas hasta el punto de postular la existencia de lenguas de las que de hecho no se tienen referencias comprobadas (P.I.E, proto-indo-europeo). Estas clasificaciones facilitan un orden y un gradiente a la inteligibilidad (teóricamente hablantes de lenguas afines genealógicamente se entienden mejor que hablantes de lenguas más distanciadas o no relacionadas).

Las dos proposiciones básicas de una clasificación genética de las lenguas son (Ruhlen):

a) que determinadas lenguas están relacionadas (derivan de una misma lengua)
b) que esa relación adopta diversas formas todas ellas susceptibles de ser expresadas mediante un diagrama ramificado
La clasificación genealógica presenta dos fases:
a) Buscar pruebas de que dos o más lenguas están relacionadas
b) Se añaden nuevas pruebas para formar subconjuntos entre las lenguas relacionadas en la primera fase
Las fuentes de semejanza en el léxico de las lenguas son:
a) sonido / significado
b) Azar
c) Simbolismo de sonido
d) Préstamo
e) Afinidad genealógica

El procedimiento metodológico de Greenberg consiste en la comparación de un vocabulario básico perteneciente a distintas lenguas dentro de un área geográfica de dimensiones variables buscando semejanzas sistemáticas de sonidos / significados. Se trabaja con las transcripciones fonéticas de las palabras. La relación genealógica se postula una vez que al analizarlas se eliminen las otras tres posibles causas de semejanza: azar, simbolismo de sonido y préstamo. El supuesto fundamental de las lenguas humanas es que entre sonido y significado existe una relación arbitraria (en él reside todo el procedimiento). Sobre él se plantean dos posibilidades primarias de semejanza:

a) por infradeterminación (azar)
b) por sobredeterminación (simbolismo de sonido)

Es preciso tener en cuenta que si el número de sonidos de las lenguas humanas es limitado, pese a que sus combinaciones son numerosas, no son infinitas. Las coincidencias entre sonidos tiene alguna probabilidad cuando se comparan combinaciones de pocos elementos (palabras monosilábicas). Se vislumbran algunos límites al azar si se tiene en cuenta que las palabras se forman en todas las lenguas con sonidos vocálicos y consonánticos.

Se plantea la cuestión de si la arbitrariedad tiene límites. El simbolismo del sonido es un término amplio que recubre la onomatopeya y otras sobredeterminaciones de sentido. Una pequeña parte del vocabulario de todas las lenguas está formada por onomatopeyas si bien las onomatopeyas no son tan universales. La percepción de los sonidos del medio ambiente admite notables variaciones pero es importante subrayar que el espectro de sonidos reproducidos por los hablantes de una lengua es al menos un filtro que reconfigura los sonidos percibidos procedentes del medio ambiente.

Las otras dos fuentes de las semejanzas en el léxico de las lenguas son el préstamo y la afinidad genealógica. Se presentan como alternativas (una descarta a la otra). Las técnicas para detectar préstamos son principalmente dos:

a) La propensión a la concentración en determinados dominios semánticos (debido a difusión cultural) y en determinadas categorías gramaticales mientras que el vocabulario básico es especialmente resistente a los préstamos. Por tanto el vocabulario básico es el criterio a tener en cuenta para establecer la afinidad genealógica si bien la confianza en este vocabulario básico es limitada. Es más acertado mantener que ningún subsistema del lenguaje por sí mismo es criterio de afinidad genética. Thomason y Kaufman (1988) señalan que sólo las correspondencias sistemáticas en todos los subsistemas (vocabulario, fonología, morfología y sintaxis) podrían dar consistencia a tal afinidad.

b) La otra técnica es el rango de comparación con otras lenguas (más compleja). Ruhlen: si hay semejanzas lexicales entre la lengua X y la A y ya se ha establecido anteriormente que existen semejanzas sistemáticas léxicas entre A y B, C, D, E, F, la extensión del rango de comparación implicaría comprobar si también hay semejanzas léxicas entre X y B, C, D, E, F. Si no es así, se trata de un préstamo. El problema surge con las lenguas aisladas, porque para ellas no es posible ampliar el rango de comparación.

El préstamo y la afinidad genética postulan una relación entre lenguas aparentemente distintas pero también implican diferenciaciones entre las lenguas como si éstas fueran entidades delimitadas. El préstamo se produce entre lenguas contemporáneas en contacto, que pese a él se mantiene diferenciadas, mientras que la afinidad genética ocurriría entre lenguas habladas en distintos tiempos, con un período previo en el que se hablaría una de ellas y otro posterior en el que esa lengua desaparecería y se hablaría otra ( u otras) que se entienden derivadas de ella. El préstamo se produce entre lenguas geográficamente próximas, mientras que la afinidad genética ocurre entre lenguas que podrían ocupar los mismos territorios en tiempos distintos. Es importante precisar que igual que se asume que todas las lenguas actuales derivan de alguna (o algunas) anterior, habría que asumir igualmente que muy pocas lenguas, tal vez ninguna, han existido en estricto aislamiento geográfico continuado respecto a otras lenguas.

Un importante supuesto de la afinidad genética es que todas las lenguas cambian a lo largo del tiempo, cambios producidos en una determinada dirección debidos a desequilibrios estructurales y como interferencia dialectal e interferencia foránea.

Otro supuesto es la transmisión intergeneracional de la lengua. Tener en cuenta que difícilmente hay garantías plenas de continuidad en la transmisión (sin interferencias) a lo largo de las varias generaciones que se requieren para apreciar los profundos cambios que suponen la quiebra de una lengua en otras.

Se pretende que la clasificación genética (genealógica) sea un reflejo de la historia. No sólo pero sí de forma importante el léxico compartido muestra la proveniencia común de un conjunto de lenguas y las innovaciones compartidas o no muestran desarrollos diferenciados dentro de ese conjunto.

La representación por medio de diagramas ramificados de las clasificaciones genéticas (genealógicas) introduce claridad, pero simplifica demasiado las cosas al admitir las lenguas como unidades claramente delimitadas y al proponer racimos de ramas diferenciadamente distribuidos.
Para terminar señalar:

a) La diversidad lingüística es doblemente relativa, se configura por comparación de unas variedades lingüísticas respecto de otras y por proximidad y lejanía entre poblaciones reconocibles en el tiempo y en el espacio.
b) La diversidad lingüística no es lo mismo que la diversidad genética
c) Las clasificaciones no son explicaciones