Capítulo 6: La diversidad lingüística: segundo nivel descriptivo. Lenguas en contacto

Cambios en las lenguas

En este primer apartado que podría servir un poco de introducción al tema el autor se plantea, a través de la exposición de tres textos diferentes, el tema de los cambios en las lenguas.

La Lingüística ha invertido mucho tiempo en el estudio de los cambios lingüísticos (fonológicos especialmente). Los diversos estudios sobre el origen y evolución del lenguaje llevaron a reconstruir el proto-lenguaje y del proto-indo-europeo.

El término cambio lingüístico implica la transformación de una lengua en otra como resultado de una acumulación de innovaciones a lo largo del tiempo. El alcance de las regularidades no es universal, es limitado a alguna familia o a algunas agrupaciones troncales de lenguas.

En el caso de los cambios en la pronunciación las explicaciones giran entorno a procesos llamados economía del esfuerzo (facilidad de pronunciación). Es posible que aspectos auditivos interactúen con otros articulatorios.

Existe acuerdo en que la morfosintaxis es el nivel de las lenguas más persistente a lo largo del tiempo (causa de que encontremos semejanzas en lenguas muy remotamente relacionadas), pero no toda semejanza puede ser explicada por afinidad genética, ya que las lenguas habladas en una determinada área pueden influirse unas a otras en este nivel y mostrar un elevado grado de congruencia estructural.

Siguiendo al autor, el cambio lingüístico sería una acumulación de pequeños cambios, de innovaciones de rango limitado. Existen, básicamente, dos fuentes de procedencia de factores de cambio: externas e internas. Las externas se refieren a contactos entre lenguas y las internas a propiedades o estructuras lingüísticas.

Préstamos y cambios

La Lingüística también se ha centrado en el estudio del contacto entre lenguas, del que se derivan muchos procesos de préstamos y cambios en las mismas. El autor lo ejemplifica a través de diversos ejemplos, de los que destaca el préstamo léxico, es decir, de palabras que se toman prestadas de otras lenguas (del árabe en el caso del español por ejemplo).

El autor simplifica la explicación a través de la teoría más común sobre los préstamos:

se toman prestadas palabras especializadas del discurso, como por ejemplo las relativas a tecnología
las que se refieren a artefactos o nueva maquinaria
determinados campos del vocabulario son más resistentes a las innovaciones (por ejemplo la designación de palabras similares para animales domésticos)
el vocabulario básico es el más resistente a las innovaciones
las formas nominales de los verbos y adjetivos verbales acompañados de un verbo nativo auxiliar.
Los morfemas de derivación e cogen como préstamos (corners, penaltis, diskets,...)
Les préstamos entre dialectos se produce con pocas modificaciones debido a su proximidad estructural, pero entre lenguas sí es más patente y el proceso es llamado “nativización”.
Existen diferentes niveles de préstamos, a nivel de léxico presentan una modalidad leve de cambio. Pero si se producen modificaciones estructurales morfosintácticas hablamos entonces de interferencias y se trata de un nivel de cambio más elevado.

Préstamos y posiciones
Los procesos de nativización permiten describir los cambios producidos debido al contacto entre lenguas. Se deben destacar dos líneas en las explicaciones, la adopción y la adaptación.
En la adopción se imponen las características de la lengua de donde se toma prestado un elemento. En el caso de la adaptación las características que imperan son las de la lengua que toma prestadas las palabras. (Ver cuadro 6.2. pág 193)

A través del cuadro se pueden ver ejemplos de lenguas que toman el papel de receptoras o de donantes y en cada cado si se trata de una relación de igual a igual (adstrato), si una impera sobre la otra (superestrato) o si una es inferior (sustrato). Normalmente la lengua de los países colonizadores se ha impuesto sobre los colonizados, pero tenemos casos en los que sucede de manera diferente. En este caso el proceso se llama interferencia de sustrato, ya que es una “lengua inferior” la que acaba por “imponerse” (casos de lengua sud-asiáticas sobre el inglés).

En la comprensión dinámica de la diversidad lingüística es importante introducir la noción de cambio. En la evolución de las lenguas se producen transformaciones parciales y profundas, resistencia a esos cambios, sustituciones y hasta extinción de algunas lenguas. En estos procesos, existen básicamente dos direcciones: una es hacia el establecimiento de linguas francas o pidgin y la otra hacia el establecimiento de lenguas estándar.





Entre la diversidad y la homogeneización

1. Los pidgin y las linguas francas

En este apartado el autor realiza un recorrido histórico a través del cual puede llegar a situar la evolución de las linguas francas y las pidgin.

Los pidgin son lenguas imperfectas, formadas por fragmentos de varias y no enlazados y no están institucionalizadas, en contrapartida, las lenguas estándar son lenguas consolidadas y son institucionales. Los pidgin se perciben como lenguas en fase de creación y se mantienen en contextos de uso restringidos.

La lingua franca se remonta al S XIII, dejando huella en el norte de África y algunas zonas del mediterráneo. Se cree cercana al italiano central, con vocabulario de otras lenguas románicas. Se le llamaba franca por asociarse a los cruzados, los cuales eran llamados francos.

La introducción del término pidgin (procedente de lenguas de base inglesa habladas en África, mares de China y Melanesia) se refiere a las lenguas surgidas del contacto entre las de los colonizadores europeos y las nativas de los pueblos colonizados. Los pidgin son lenguas mixtas, de estructuras sencillas y vocabulario reducido. En los cambios que se suceden en la combinación de las lenguas que forman un pidgin destacan dos elementos, el tamaño y el estatus de los grupos de hablantes de las lenguas en contacto.

No existe inteligibilidad mutua entre los pidgin y las lenguas nativas de aquellos que las usan. Se trata de lengua aprendidas y no meras simplificaciones. Tampoco son la lengua propia de nadie, ya que si fueran la lengua materna de algún grupo dejarían de ser pidgin y se convertirían en lenguas criollas (ver cuadro 6.3. pág 197).

Si se diera este caso, en el que un pidgin se consolida y pasa a ser lengua criolla entonces no la reducen sino que sirven para mantener la diversidad, se pueden utilizar como barrera a forasteros de otras culturas.

2. La predominancia de las lenguas estándar

Las lenguas vernáculas


Las principales lenguas del mundo, causantes de la reducción de la diversidad lingüística, son las que han acabado imponiéndose por diversos factores, sociales, económicos y políticos. Queda ejemplificado a través del surgimiento de las lenguas vernáculas y los inicios en otra lengua estándar, el latín. Para situar la importancia del latín y su desarrollo el autor realiza un breve recorrido histórico en el que queda constancia de que poco a poco el latín se convierte en una lengua que no responde a las necesidades de la mayoría de la población. En el tiempo de la romanización de las provincias y la barbarización de Roma, el latín deja de ser un medio eficaz de comunicación entre hablantes. Los sermones en misa, por ejemplo, se empezaron a traducir a la lengua alemana.

De alguna forma, las lenguas romances vernáculas se distinguieron del latín, sin poderse precisar cuando, para convertirse en nuevos vehículos de comunicación. Aunque nuevamente, después de la caída del imperio romano, el latín volvió a ser tomado como estándar con Carlomagno y su influjo se extiende hasta los pontificados de León IX y de Inocente III (1216). En aquella época, por ejemplo, se prohibía el uso de la lengua vernácula eslava para el “servicio divino”. La situación puede quedar retratada mediante la frase la palabra divina estaba escrita y era dicha en latín.

Se diferencian 3 factores en el surgimiento de las lenguas vernáculas dentro del predominio del latín (en clave histórica):
El incremento del comercio, de las relaciones comerciales (revolución comercial), el papel de las ciudades como centros financieros, administrativos, educativos,... produjo una concentración de riqueza produjo conmutación de la obligaciones feudales de pago en moneda, menor dependencia señorial e incremento de la demanda de personas letradas para atender a los requerimientos de la administración civil. Se empezaron a desarrollar escuelas laicas para cubrir las nuevas necesidades y poco a poco se fueron utilizando las lenguas vernáculas.
Declive de las órdenes clericales en la administración secular. El incremento de los letrados laicos y el crecimiento de las culturas vernáculas minaron el estatus del clero. A pesar de ello, el latín se mantuvo durante algún tiempo. El desarrollo de la poesía oral y escrita y la prosa influyó directamente en el surgimiento de las lenguas vernáculas. La literatura vernácula tenía una actitud reflexiva y se ligaba a una conciencia “nacional”. La producción poética hizo mayor la capacidad expresiva de las lenguas vernáculas. Finalmente, a través de la difusión de determinados textos básicos y la intervención de fuerzas políticas y económicas se produjo la estandarización de las lenguas vernáculas.

Las diferencias en el uso y extensión de estas lenguas dependieron de factores cómo: la centralización política; realineamiento de clases asociado a la emergencia de estados absolutistas; expansión del Protestantismo; divulgación de ideas humanistas y el impacto de la imprenta.

Las lenguas nacionales
Las lenguas han sido importantes en la formación de los estados-nación modernos. La ideología nacionalista tuvo mucha incidencia en que se compartiera una lengua común (ligada a la idea de nación) que acabaría por convertirse en lengua estándar nacional. Como ejemplo, el autor cita como la lengua hablada en París acabó por imponerse en toda Francia, suprimiéndose incluso algunos dialectos y lenguas minoritarias. Procesos similares suceden con el castellano, que se convirtió en español o el catalán y Euskera normalizados. De alguna forma, las lenguas nacionales han generado procesos de homogeneización en nombre de la identidad sociopolítica que la idea de nación conlleva. El poder político y económico son fundamentales en el establecimiento de una lengua como estándar nacional, las cuales reflejan los intereses de las élites.

El autor ejemplifica el proceso de emergencia de las lenguas estándar europeas a través del caso inglés. Los puntos principales de la estandarización son:
Centralización del poder político y económico en un área determinada conlleva que la lengua que se imponga a nivel nacional sea la de esta zona.
El habla de los grupos sociales económica y políticamente poderosos es la que se convierte en estándar y luego se difunde a otros grupos de estatus inferior.
Dominar ese dialecto que acabará siendo la lengua estándar significa distinción, ya que se trata de la lengua que hablan las personas más distinguidas.
Es la lengua que acabará siendo utilizadas a nivel literario y artístico.
Finalmente, las ideas modernas del estado-nación implican la imposición de una lengua estándar en un contexto plurilingüe, relegando o suprimiendo dialectos y otras lenguas.